El único blog que admite de antemano que está de güeva.

Ahora patrocinado por Jarabe El Chorrito, "¡Es bueno el cabrón!"

domingo, 23 de agosto de 2009

Del Kazoo



El otro día, un grupo de amigos y yo estábamos ensayando una obra de teatro, y durante uno de nuestros descansos, Víctor, un chavo bien buen pedo, sacó de su mochila un Kazoo y comenzó a tocarlo. El Kazoo es un pequeño instrumento musical en forma de un conito con una abertura en la parte superior. Cuando uno deja pasar aire por uno de sus extremos, empieza a sonar de una manera muy chistosa; es como si tuvieras un enjambre de abejas atrapado dentro del Kazoo. El instrumento no tiene mayor ciencia: lo único que tienes que hacer es tatarear una canción, y entonces, esa pequeña maravilla hará su magia. Cuando Víctor sacó el suyo, los demás nos estábamos cagando de la risa: ¿pueden ímagínense la Marcha de Zacatecas zumbada en un timbre muy agudo? Después comenzó a tocar tangos, y luego, interpretó El Vals de El Padrino en varios ritmos, hasta cumbia. Lo mejor de todo, fue cuando sacó varios de su mochila y nos los repartió. Dijo que traía todos esos para emergencias. De repente, todos estábamos tocando esas chingaderas, e interpretamos temas completos. Fue de risa loca. Hasta pensamos en incluir presentaciones así en nuestras giras de teatro.
Si están frustrados porque no han aprendido a dominar ningún instrumento misical, les recomiendo que vayan y compren un Kazoo. Es bien fácil de tocar y les aseguro... No: les juro que se van a divertir muchísimo cuando tengan uno entre sus manos y comiencen a tocar todo lo que se les venga a la cabeza.
Es una belleza. Ya verán.