El único blog que admite de antemano que está de güeva.

Ahora patrocinado por Jarabe El Chorrito, "¡Es bueno el cabrón!"

sábado, 20 de diciembre de 2008

De los barberos pasados de lanza y de los pasteles de carne de dudosa procedencia


Fui a ver Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street en compañía de nomeacuerdoquién, en la tarde de nomeacuerdocuándo. El chiste es que me gustó un chingo por un pequeño detalle: era el primer musical que no tenía la más mínima intención de parecer bello. La primera canción, No Place Like London, habla de una sociedad carente de moral que disfraza sus ignominias con máscaras de pudor. Una tras otra, las canciones del musical compuesto por el genial Stephen Sondheim van alcanzando más crudeza, hasta llegar a My Friends.
Dios mío, ¡qué chingona canción es My Friends! Esa pieza es novela negra pura, pues trata de un hombre que le habla a sus navajas con un amor mayor que aquél que dedicaría a su esposa muerta o a su hija desaparecida. ST:TDBOFS es la historia de un hombre común y corriente cuya vida se vuelve un infierno y lo tortura hasta convertirlo en un monstruo obsesionado. Eso es arte, señores, eso es arte.

Prefiero el musical que la película, en parte porque es más rudo, y en parte porque la versión de Tim Burton elimina algunas secuencias maravillosas, como una en que el juez Turpin tiene un orgasmo simplemente viendo a Johanna por el agujero que hizo en la pared de su cuarto. Los Todds de los musicales, obviamente cantan mejor que Johnny Depp, pero éste actúa mejor que todos los anteriores, así que queda más o menos compensado. Todas las señoras Lovett son buenas, pero prefiero a Helena Bonham Carter porque sabe mentenerse en el papel y cantar decentemente... Bueno, eso y porque ella me gusta mucho por alguna razón que no acabo de comprender.

En fin, si eres una de esas personas que no fueron a ver Sweeney Todd nomás porque se trata de un musical, piénsalo dos veces; después de todo, es el musical de un asesino en serie, ¿no?

Eso vale algo.

1 comentario:

LEON dijo...

Pues rentare la pelicula, no lo habia hecho porque me cagan los musicales pero hay que probar, por otro lado estaria genial verla en teatro pero desgraciadamente vivo en un pueblo donde no pasa nada ni pasara...

Por cierto, yo tampoco me explico porque te gusta Helena Bonham Carter ja ja ja ja.

Saludos.