El único blog que admite de antemano que está de güeva.

Ahora patrocinado por Jarabe El Chorrito, "¡Es bueno el cabrón!"

sábado, 27 de diciembre de 2008

Volví

He regresado de mis vacaciones navideñas.
No pasó nada.
Nada.
Lo juro: nada.
Lo más interesante que ví fue una gallina a la que le tienen que ponerle gel para que su penacho la deje ver.
Y ya.
Bueno..., como ocurre cada vez que salgo de la ciudad, lo mejor es el regreso. Ver el D.F. desde lejos, adentro del autobús es... curioso. A más de un kilómetro de distancia y sin anteojos, la ciudad de México parece un lugar bonito, me atrevería a decir que hasta civilizado. Cuando te acercas, el Distrito te muestra su verdadero rostro; gente con cara de pocos amigos, calles sucias, cielo gris, ambiente hostil...
Diablos, ¡es tan hermoso!
Por un momento temí que, en mi ausencia, la ciudad se hubiera vuelto un buen lugar para vivir. Resultó sumamente grato para mí verla tal y como la dejé, tres días atrás. Como todo habitante de esta urbe, tengo una relación de amor/odio, miedo/respeto con ella. Es como la mujer hermosa que tanto adoras, pero sabes que es una culera que nunca te hará caso y no le hablas.
Y sin embargo, no puedes evitar sonreir al verla.
Me bajé del autobús como el Papa: besando el piso. No es que ame TANTO a la ciudad..., es sólo que me di un putazo.
No se preocupen: nadie vio.
Reanudaré el blog mañana. Ahorita nomás no traigo ganas.
Saludos a mis lectores y besos a mis lectoras.

6 comentarios:

NOELBLOGSTAR dijo...

Pues si men... mendigo distrito como lo quiero pero tambien como me caga a veces ja ja ja ja, yo lo extraño por todo lo que encuentro con facilidad que en Monclova no hay y tambien por mi familia como de que no.

Estare esperando los siguientes posts. Saludos

LEON dijo...

Cuando yo volvia de vacaciones al Distrito me llenaba un sentimiento de desesperanza, en primera porque se acababa la paz y tranquilidad y en segunda porque solo me encontraba con caras largas pero asi es esto, ya con los dias uno comienza a habituarse nuevamente y vuelven los queridos tics nerviosos y los dolores de brazo ja ja ja ja ja.

Saludos Dieter.

Angélica Meza dijo...

Bienvenido
Besos

Casi un Dios dijo...

a mi me gusta el DF no se por que, pero ese aire de que en ese preciso momento puede estar pasando de todo a solo unos metros de distancia me asombra, me intriga y me entusiasma de sobremanera

Relax dijo...

No mames pinches Chilangos, me cae que están enfermos. Solo de esa manera se puede entender que les guste algo tan horrible, peligroso y asfixiante (a veces literalmente, no me dejarán mentir.) como lo es esta pinche Ciudad.

Isaac Romero dijo...

Lo hermoso oculto en lo terrible, así es está ciudad...